8 jun. 2012

Crónica #2

JÉNIFER PÉREZ / EL HAGABAL / LOS CARETERS
Sábado 2  Junio 2012
Monociclo . Banfield




Noche psicodélica, noche de trasnoche y que más se podía esperar de estas tres ambas bandas que no le aflojan al humo ni un segundo.. Fresca noche tocó, y para acompañar estaba la Luna Llena creciente, augurando un buen futuro para estos grupos de gente que gusta del buen delay y las canciones con las palabras justas, sin mucha repetición en vano de estribillos vacíos.
Monociclo prestó su mejor onda y ofreció comidas caseras , a la vez de una turbina proporcionadora de calor en combustión ardiente mientras las bandas armaban la movida del sonido y las luces. Prueba de sonido de ésas que está bueno presenciar.
Todo listo. A las 2AM arrancó Jénifer Pérez, con temas nuevos  y zapadas en vivo, sin temerle al abismo musical. Psicodelia ajustada. Invitado de lujo: Mariano alias Árbol Caído en voces y teclados. Cabe rescatar la improvisación como herramienta de meditación en la música psicodélica, así como en el jazz, es imposible saber a ciencia cierta adonde iremos a parar. Lo único seguro es que si llegás a buen puerto, será mejor que cualquier puerto que ya conozcas, y será fugaz.
3AM (y monedas) se sube El Hagabal. Trío cada vez más power, con voces-mantras que parecen invocar al espíritu del Flaco (léase verdadera vanguardia psicodélica argentina de los setenta) . Viajes bien contundentes y grooves movedizos nos elevan una y otra vez al cosmos del sonido. Nos demuestran nuevamente que la música es color, y que el color es música.
Termina El Hagabal y mientras arma la siguiente banda se vive un ambiente trankilo y relajado en Monociclo. Gente compartiendo en el patio, fernéts y otras yerbas, hablan de viajes y mudanzas, hablan de música y fechas pasadas fortuitas y no tanto. La mala administración se da en el under cuando no está claro el concepto de igualdad. Algunos piden paz, y otros igualdad.
4 y media AM : y es el turno de Los Careters. Sintes, flautines y bandoneón. Y por supuesto los infaltables bajo, teclado y batería rabiosa. La experiencia careter podría resumirse como la falta de compasión por la ética sonora. Ellos no saben de modales y morales. Pueden sonar por momentos con pasajes super suaves y melodiosos (no melosos) , cuál orquesta de tango , cuál pájaros cantando en primavera, cuál banda para un cumpleaños de 15. O pueden sonar tambien como tu peor pesadilla, de esas que te pintan en un viaje ácido, de esas de las que no se puede escapar. Quizás exagere, la cosa es que no se puede explicar con palabras. Es una banda extrema. Psicodelia-psicodelia sería la mejor definición. O psicodelia con asado de tripas, así son Los Careters, algo que hay que ver aunque sea una vez en la vida.
Todo terminó en un viaje espacial a través de la avenida, caravana psicodélica de furgonetas ácidas y risas desquiciadas festejando un triunfo más de la vanguardia cabeza de zona sur. 
Salir a ver bandas, salir y experimentar la psicodelia que todos tenemos innata, nuestra capacidad para ver otras realidades, como la música de las bandas del sur. 




Fotos por Max Rompo.

el escuadrón del infierno psicodélico


Links


los jenni
gonzo hagabal

ignus hagabal

sergio hagabal
el hagabal